Terapia para niños, adolescentes y adultos

Muchas veces el ser humano (niño o adulto) enfrenta retos en los que necesita una ayuda especializada:

  • Por alguna dificultad específica en el manejo de su conducta o sus emociones,

  • Para conocerse mejor o,

  • Porque la dificultad interfiere con el desenvolvimiento de la vida diaria (casa, escuela o trabajo, familia, amigos, colegas).


No existe ningún ser humano en el mundo –no importa en qué condiciones esté su afuera –, que no pueda cambiar si se trata adecuadamente y encuentra la motivación interna para superar su dificultad. Toda persona puede aprender a aprender, a socializar, mejorar, de la misma manera que todo adulto puede aprender a manejar el estrés, la ira o lo que necesite. De esta forma podríamos decir que, la terapia es una poderosa herramienta de crecimiento.


Como modelo de crecimiento la terapia ofrece a la persona un espacio donde aprender a conocerse, darle un porqué a la conducta propia y a manejar sus emociones. Si es así, las personas están en mejor condición de hacer frente a los sentimientos que inundan la cotidianeidad: culpa, falta de intimidad, falta de logros, alegrías y otras emociones que, ciertas veces, trae el querer vivir la vida lo mejor que se puede.


La vida es más que pensar sólo en sobrevivirla o el conformarse con no alcanzar esas metas que algún día se establecieron. La vida también es hacer las paces con todo aquello que no es posible superar y que, simplemente se vuelve condición de vida. Aceptarlo es parte del proceso de crecer. 


Creo firmemente que las personas pueden tener una vida más sana emocionalmente, todos pueden llegar a ser lo que deben llegar a ser (para eso el conocerse, para saber de las limitaciones y potenciales que todos poseemos). Conociendo los propios límites, las personas pueden ser más positivas, efectivas; obteniendo una mayor capacidad de elección y con ello mayor libertad y poder en el manejo de la vida personal y de allí a la familiar. 


Visto así, la terapia es un espacio para nuevas perspectivas donde se crece (conociéndose, entendiéndose, perdonándose y amándose) como ser humano y donde, a la larga, cada quién aprende a ser su propio terapeuta. La terapia en general es ese espacio donde puedo ser tal cual soy y donde puedo volver a crecer para re-crearme como quiero ser redefiniendo mis parámetros, quedándome con lo que quiero y dejando ir lo que hace daño; es decir, dejando de verdad atrás el pasado (no olvidándolo, pero sí dejándolo ir). 

Cita con la Dra. Lizzie                 Cita con la Lic. Ileana                  Cita con la Dra. Marimar

Terapia especializada en niños

La terapia con los niños y adolescentes también es importante como factor de crecimiento, los padres deben ayudar a sus hijos a encontrar las herramientas de vida que les permitan salir adelante y mejorar sus niveles de funcionamiento. 


Los niños deben ir al psicólogo, por ejemplo, si en la familia se dan cambios o pérdidas importantes, si hay un desmejoramiento en la calidad del desempeño escolar, si el niño tiene dificultades comprobadas de aprendizaje, si presenta patrones de agresividad o de pasividad extrema o si el sistema familiar se ve interrumpido por alguna de las alteraciones del niño estén o no mencionadas.  


Los padres, por su parte, también se benefician de los servicios psicológicos, especialmente del entrenamiento parental, que es una guía para las necesidades de cada hijo.

Cita con la Dra. Lizzie                 Cita con la Lic. Ileana                  Cita con la Dra. Marimar